Siendo una de las instituciones con más tradición en Puebla, continúa a la vanguardia en calidad educativa, tecnología y deporte.

San Andrés Cholula, Puebla.- Gran legado y una profunda huella ha dejado el Instituto Mexicano Madero en cada una de sus generaciones y en cada uno de sus egresados, pero también en cada maestro, en cada directivo, personal administrativo, de apoyo y de limpieza que ha tenido la oportunidad de pertenecer a una de las instituciones con más tradición en el estado de Puebla.

Así quedó demostrado durante la emotiva celebración que tuvo lugar con motivo de los 145 años de vida del Instituto Mexicano Madero, a la que se dieron cita diversas personalidades cuya vida ha sido marcada por esta institución, además miembros del Consejo de Promotora de Cultura y Servicio Social, y directivos de otros importantes colegios de Puebla.

El programa inició con los honores a la bandera y continuó con una remembranza donde se mencionaron algunos acontecimientos históricos que fueron parte significativa de esta casa de estudios, desde su fundación por parte del Misionero Irlandés Guillermo Butler, hasta nuestros días consolidándose por su calidad educativa y sus diferentes programas como el bilingüe (en el que fue pionera) y el programa de inteligencia, entre otros.

“Nos sentimos vivos, contentos, alegres y llenos de energía… el aniversario 145 de nuestra institución es digno de celebrar porque en el año de 1874 se fundó como un gran proyecto para atender a niños sin hogar. Y así, de un compromiso de fe, surgió un sueño que con el apoyo de muchas personas se concretó en una institución que toca mentes y corazones”, señaló el Mtro. Job César Romero Reyes al pronunciar su discurso.

Destacó que hoy en día desde las escuelas y colegios se debe trabajar en la brecha de la desigualdad social y es través de la educación que se puede desarrollar una comunidad más humana.

“El desafío que hoy tenemos es lograr que nuestros alumnos sean pensadores; que sean capaces de juzgar sobre los efectos que los males sociales tienen en la economía, gobierno, medio ambiente; y que actúen trabajando desde el interior de las aulas y también fuera de ellas dentro de un marco de principios de vida, como el respeto, la inclusión y el desarrollo compartido. Somos una comunidad y tenemos que trabajar en colaboración con los demás”.

Posterior a la ceremonia siguió la develación de una placa en honor al Dr. Pedro Salazar, quien fuera docente del Instituto Mexicano Madero de 1949 a 1954 y que además de tener entre sus alumnos al Lic. Guillermo Pacheco Pulido, actual gobernador del estado de Puebla; se distinguió siempre por su generosidad, ya que acostumbraba organizar viajes de estudios con sus alumnos sufragando todos los gastos para motivarlos a ser mejores y esforzarse cada día.

Esta característica del Dr. Pedro sigue vigente hasta estos días ya que hace unos meses decidió donar un terreno al Instituto Mexicano Madero y la UMAD, como parte de su contribución al programa de becas con que cuenta la institución.

Visiblemente conmovido el docente exmaderista agradeció la deferencia de develar una placa en su honor y dijo sentirse dichoso de regresar a un lugar del que guarda tan bellos recuerdos y que siempre llevará en su corazón.

Al finalizar el festejo se llevó a cabo una amena convivencia con invitados especiales, ex alumnos, ex docentes y ex directivos del IMM, donde no pudo faltar la tradicional partida del pastel y las fotografías del recuerdo.

Aviso de privacidad: http://www.imm.edu.mx/avisodeprivacidad/